Review

Hace poco recomendábamos en esta misma sección, la película “Thriller-en grym film“, de Bo Arne Vibenius. Un film de culto, que había recibido una nueva inyección de reconocimiento a partir del estreno del Kill Bill, de Quentin Tarantino, ya que su historia de venganza y especialmente el personaje de Elle Driver, le debían mucho a la imagen de la protagonista, la hermosa Christina Lindberg, que arma en mano, parche en el ojo y patadas de Karate mortal, se vengaba de todos los que le habían hecho daño. Sin su brillo fotogénico, el film de Vibenius hubiera corrido una suerte aún más oscura.

Vamos entonces a recorrer un poco la vida y obra de la señorita Lindberg.

Lindberg04 vamosalcine 181x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca

Nacida allá por el año 1950 en el país de la libertad sexual por excelencia, la protagonista de esta nota obnubiló las miradas de miles y miles de espectadores a comienzos de los años setenta, cuando vivió su apogeo cinematográfico, gracias a una belleza con irresistible aroma a juventud eterna, inocencia y sensualidad a flor de piel, en una seguidilla de films que con mayor o menor suerte se soslayaban en mostrarla al natural. Luego, casi como corresponde a una estrella fugaz que no quiere empañar su brillo con la imagen de la vejez, desapareció casi por completo, dedicándose al periodismo y apareciendo en cine en muy contadas ocasiones. Dejando paso así a su
leyenda, leyenda casi secreta que habita el alma de los cinéfilos y que en esta ocasión queremos celebrar.

Criada en un hogar de clase media en Gottenburgo, soñaba con ser arqueóloga; durante el período final de sus estudios secundarios comenzó a ganarse unos dinerillos extras posando desnuda para las más populares revistas masculinas. Al cabo de poco tiempo,
era una de las caras frescas más reconocidas y solicitadas por el público consumidor de semejante material obsceno… Así fue como, al poco tiempo, fue tentada por el séptimo arte. (El cine, claro).
Por aquellas épocas, el cine sueco, bajo la égida de Bergman, su cine de cámara y sus experimentaciones audiovisuales, también había desarrollado un fuerte mercado de films eróticos de mediano presupuesto, algo así como la sexploitation sueca, que tenía
mucho éxito no solo a nivel nacional sino también en los más diversos rincones del  mundo. Tal es así, que algunos de estos films contaron con producción norteamericana (Por ahí andaba el infatigable Joseph W. Sarno metiendo su cuchara).
Es en ese mundillo en el cual nuestra diosa se destacó a lo largo de 23 films.
Sus primeras apariciones fueron en roles secundarios, en comedias eróticas, algunas con pretenciones sociológicas, otras lisa y llanamente comerciales. El caso es que la pequeña lolita escandinava de 19 años, dejaba a todo el mundo babeándose con tan solo
un par de planos, alguna ducha, alguna escena de sexo feliz (Y en 3-D!), y pidiendo más…
Ejemplos de esta primera etapa son las películas “Maid in Sweden”, “Rotmanad”, “Wide Open”, “Exponerad”, “Love in 3-D” y “Young Playthings”, dirigida por el ya nombrado entre paréntesis Joseph Sarno, claros exponentes de la corriente a la que nos referimos.

Lindberg02 vamosalcine 224x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca
Exponerad, de Gustav Wiklund, es probablemente la mejor de esta lista precedente.
En este caso, tenemos la simpática historia de una joven sueca, con una imaginación un tanto exuberante, que se debate durante un fin de semana, en el que sus padres están fuera de la ciudad, entre dos hombres: uno de ellos joven, rubio, romántico, tierno… El otro, es un hombre moreno, mayor, perverso y erotómano (por cierto, interpretado por el mismo actor que hace de proxeneta en Thriller)… La joven fluctúa entre uno y otro, aunque el film deja en claro quién representa la verdadera tentación para ella; y a su vez, nos muestra cómo aún en una sociedad tan liberal como la sueca (las fotos eróticas que le han tomado a la joven, nunca son un tema de debate verdadero para la moral de los protagonistas), la tendencia siempre es a relegar los impulsos más básicos en pos de algo más seguro.
Bien filmada y fotografiada, la película trasciende el sexploitation, gracias a un guión con guiños inteligentes y una cuidada puesta en escena a cargo del director de la también mencionada “Wide Open”.

Lindberg01 vamosalcine 196x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca

Pero su primer protagónico importante llega con “Anita: Swedish Nymphet” de Torgny Wickma. Un notable film coprotagonizado con Stellan Skarsgaard, un actor al que se puede ver en la actualidad en numerosos films americanos como uno de esos rostros
familiares que la gente reconoce pero ignora de quién se trata. En esta ocasión Christina se pone en la piel (en su más completa desnudez y con notable strip tease en casa familiar incluido) de Anita, una adolescente ninfómana, que marginada por su familia y su entorno, emprende un camino lento hacia la destrucción a través de su sexualidad. Por suerte para ella en ese camino conoce a Erick (Stellan), quien comienza a preocuparse verdaderamente por ella e intenta ayudarla de verdad y con buenas armas. La película no se priva de mostrarnos, por un lado, los escarceos amorosos de la señorita Lindberg con una gran variedad de hombres de toda clase social y edades, con alguna que otra mujer, y por si fuera poco, con algún que otro accesorio a baterías. Por otro lado, la peli es bastante formal y hasta un poco didáctica incluso, tomándose en serio un tema que en otras manos puede dar cosas más cercanas a
películas como, digamos, “Deep Throat” (con la cual tiene algunos puntos en común, especialmente en el momento en el que la protagonista se entrega a una orgía con varios hombres con tal de llegar a un orgasmo; y también en su resolución final, esa especie de
deus ex machina que milagrosamente le otorga su happy endings). Se trata de un film muy amable y también muy recomendable. Una aventura de fotogramas felices, con momentos primaverales (escenas en la que vemos como estos jóvenes suecos cortan
flores en una pradera) y momentos muchos más oscuros y llenos de calor humano (la ya mencionada orgía).

Lindberg05 vamosalcine 213x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca

En pleno éxito de su carrera, Lindberg viaja al Japón a presentar sus cintas. Allí fue tentada para quedarse unos meses más y trabajar en algunas películas de producción nipona. Christina aceptó la propuesta y fruto de esa estadía son los films “Journey to Japan” Y “Sex and Fury”. Siendo éste último el más destacable de ellos, un Pinku Eiga (pelis pornos softcore ponjas de los años 70) violento en donde Christina aparece en rol secundario, un tanto forzado por el guión y oscurecido por la gran protagonista, la musa yakuza Reiko Ike en una historia de venganza que sin duda es otro de los referentes utilizados por Tarantino para coreografiar su “Kill Bill vol. 1″. El final especialmente nos recuerda sin dudas al film de Quentin. La peli está maravillosamente fotografiada y dirigida con suma capacidad por un director experto en este género también conocido como pinky violence, capaz de hacernos gozar físicamente (y aun sufrir) con sus escenas de acción. Sexploitation, violencia y erotismo de partes íntimas vedadas al estilo oriental, están asegurados.

Lindberg06 vamosalcine 208x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca

Y… volviendo a Tarantino, es hora de referirnos al film que acaso le valdrá la posteridad a nuestra Christina. Nos referimos a “Thriller. En Grym Film” de Bo Vibenius. Una historia cruel, como reza su subtítulo en sueco. En él, Christina interpreta a Madeleine, una joven muda, víctima de una violación en su infancia, que es secuestrada por un cafiolo mafioso, y obligada a ejercer la prostitución a fuerza de coacción física (le arrancan un ojo) y de hacerla adicta a la heroína. La joven, lenta y minuciosamente irá preparándose para escapar y vengarse sangrientamente de sus sometedores. La figura de Christina, parche en el ojo (Cotejen con la Elle Driver de “Kill Bill”), escopeta en mano, se vuelve irresistiblemente seductora, con el todo poder de los ángeles caídos a su lado, trascendiendo el celuloide e impregnando la memoria de los espectadores para siempre.
Como bien escribió en su bitácora de recomendaciones videoclubística, ese viejo cinéfilo loco llamado Stephen Dedalus: “Thriller es un adorable film lleno de acción, acción en todo el espectro de la palabra; acá nos vamos a encontrar con violaciones, con tiros, con golpes de karate, con autos corriendo a toda velocidad, con drogas ilegales, con prostitución, con muertes en cámara lenta, con sangre no tan roja pero igual de perturbadora, con navajas penetrando ojos cual declaración de principios cinematográfica, con dolores varios y con el tema central de la obra en primer plano: la minuciosa e imparable venganza que llevará a cabo la sufrida protagonista del film (Un ojo la llaman, Je)”.
Como dato extra, cabe decir que existe también una copia del film a la que se le incorporó extractos pornográficos durante las escenas de sexo. No está demás aclarar que Christina no participó de ellas y que nunca fue actriz triple x.

Lindberg Tarantino vamosalcine 200x300 Christina Lindberg: Al rescate de una Diosa Sueca

Christina y Quentin. Foto que autentica la influencia de Thriller en la obra de QT.

Cuenta una anécdota que Gerard Damiano contaba con ella en el elenco de su film “Flossie”, filmado en Alemania, pero al verla tan incómoda y tan fuera de lugar en ese set hardcore, le aconsejó él mismo, contra todo lo que la fuerza del mercado le aconsejaba, que se retirara del film.

Luego vinieron algunos otros films, pero en la mayoría solo participaba en cameos. En uno, incluso llegó a interpretar nuevamente a Madeleine, “Sex, lögner & videovåld“, de 200. Pero su vida había tomado definitivamente otros rumbos más relacionados con el periodismo y hasta con la música.
En la actualidad, la Lindberg se ha convertido en editora de la revista de aviación Flygrevyn, ya que era la esposa de su fundador, y continuó llevándola adelante tras la muerte de él.

Vaya desde aquí nuestro homenaje a esta diosa perdida en el aluvión de films que día a día llueve sobre nosotros. Eterna ninfa sueca, tan lejana y adorable, que tuvo su momento de gloria y que hoy puede ser rescatada gracias a estos tiempos cibernéticos
que corren.