Review

Este año ha sido sin dudas un verdadero año whedonesco (whedonesque, como reza su weblog). El creador de “Buffy, la cazavampiros“, logró finalmente moverse de su lugar de autor de culto y convertirse en un director masivo y exitoso, sin vender (demasiado) su alma.
Y así, después de varios fracasos, especialmente a nivel audiencia, (entre ellos el más épico fue “Firefly“, serie de tv que solo duró 11 capítulos antes de ser levantada y a la que al menos pudo dedicarle el film “Serenity“, como para cerrar la historia y algunas novelas y cómics), el 2012 será recordado como el año en que pasó al frente, y el público y la crítica le sonrieron.
Estrenó el Blockbuster del año, y la que para quien esto escribe fue la gran película de superhéroes (muy por encima de la mediocre “The Amazing Spiderman“, y la sobrevalorada “Batman TDKR“): “The Avengers“, dirigió una adaptación de Shakespeare (“Mucho ruido y pocas nueces“), usando a sus actores fetiches, filmando en blanco y negro y con escaso presupuesto, como para contrarrestar el desgaste del film superheróico. Y además produjo, co-escribió y casi que dirige, el film que pasamos a recomendar, uno de los mejores films de 2012, que lamentablemente no se estrenó en los cines de nuestro país.

cabininthewoods1 vamosalcine 199x300 The Cabin in the woods, 2012, de Drew Goddard: Terror y metalenguaje en el Bosque Sagrado

The Cabin in the Woods.
El director elegido finalmente fue Drew Goddard, un colaborador de larga data de Whedon, ya que empezó a trabajar con éste desde las épocas de Buffy. Juntos escribieron el guión, y luego de pensárselo un par de veces, Joss se corrió para el lado de la producción y le dejó el sillón del director a Drew.
El resultado es un film de terror tan estimulante como no se veía desde los tiempos de Scream (la primera).
La comparación con el film de Wes Craven no es casual, ya que guarda en común con este la reflexión sobre el propio género del que forma parte. Y en cuanto a su tesis acerca del cine de horror, que no develaremos aquí porque hace a la esencia de la historia, se emparente mucho además con otro film de Craven, un tanto olvidado pero en verdad notable: “La Última Pesadilla” (Wes Craven’s New Nightmare), film en el que revisitaba la mitología que él mismo había creado, la de Freddy Krueger, y exponía una teoría sobre la función  del cine de horror a modo de Arte Poético. Del cine de Horror y del cine en definitiva, claro.
Al igual que en el film de Craven, aquí también Whedon y Goddard reflexionan y ofrecen una teoría sobre el poder catártico del cine de terror, llevándola al extremo.
Pero como no se trata en ningún caso de exponer académicamente, el film es un festival de acción, de sangre y citas cinematográficas, un film que va creciendo hasta llegar a un final descomunal, hiperbólico, anárquico (al punto de poder hacer feliz a John Carpenter) y completamente feliz.

cabininthewoods2chalk vamosalcine 300x171 The Cabin in the woods, 2012, de Drew Goddard: Terror y metalenguaje en el Bosque Sagrado

La pizarra mágica, con un emocionante seleccionado del horror

Es difícil de narrar el argumento sin develar datos que merecen ser vistos para que el descubrimiento sea más gozoso. Digamos que tenemos dos ámbitos: Uno es casi oficinesco, vemos a un grupo de empleados charlando de trivialidades, que manejan una suerte de estudio televisivo. Otro es la historia de un grupo de jóvenes que van a pasar un fin de semana a una cabaña en medio del bosque. De a poco entendemos que el grupo que trabaja en esa especie de estudio televisivo, filma, maneja y manipula al grupo de jóvenes que llega a la cabaña. (Las similitudes con The Truman Show acaban allí).
El film no solo será a lo largo de su hora y media de duración una reflexión y un homenaje al género y a sus grandes hitos (imposible no emocionarse ante cierta escena en la que todos confluyen), sino que también será por derecho propio un film que ocupará un lugar entre esos hitos. Porque a fuerza de reflexión y manipulación de los estereotipos, logra también a partir de eso crear un par de personajes sólidos, metidos en una historia hiperbólica y descabellada, por quienes nos preocupamos y sentimos empatía. La puesta en escena en absolutamente funcional a la historia narrada, abrevando en todas las influencias posibles para finalmente, y especialmente en el tramo final de la película, lograr un producto original, transgresor y placentero.

En estos tiempos de agotamiento de fórmulas, dónde se impone en el cine de horror una renovación, siempre es bienvenida la inteligencia y el resumen a modo de clausura de movimientos estilísticos, al menos como un primer paso hacia otro lugar. El film cumple con esos requisitos, y aunque quizás no lo intenta abre puertas para nuevos modelos de subgénero, logrando hacer reflexionar. Y todo eso usando las mejores armas del cine: la acción y el entretenimiento, enterradas en las profundidades de un
bosque (sagrado), o sea, en el corazón mismo del cine.

Salud.

cabininthewoods2 vamosalcine 300x187 The Cabin in the woods, 2012, de Drew Goddard: Terror y metalenguaje en el Bosque Sagrado

Ficha
Director: Drew Goddard
Productor: Joss Whedon
Guión: Drew Goddard, Joss Whedon
Protagonistas: Kristen Connolly, Chris Hemsworth, Anna Hutchison, Fran Kranz, Jesse Williams
Música: David Julyan
Fotografía: Peter Deming
Montaje: Lisa Lassek
Estreno: 9 de Marzo de 2012
Duración: 95 minutos