Review

Una de las más recordadas “peliculitas” independientes, aunque no por ello menos comercial, de la década pasada (año 2006) fue la ganadora al Óscar a “Mejor película”: Little Miss Sunshine. El filme co-dirigido por Jonathan Dayton y Valerie Faris no solo se ganó la estatuilla y el corazón de todos por una historia sencilla, bien contada, con buenos personajes interpretados por buenos actores (con un Steve Carrell sin dudas excepcional), sino que también tuvo ese ingrediente, a veces extra, a veces indispensable que la mayoría de las buenas películas de los últimos tiempos (ya sean grandes o de pequeño presupuesto) suelen tener.

La banda sonora.

Compuesta por los temas de una banda de Denver llamada Devochtka, quienes recrearon y adaptaron algunos temas que tenían para la película, contiene algún que otro tema de Sufjan Stevens y se guía principalmente por el leit motiv original de Michael Danna (que también hizo lo suyo con esa otra peli mimada llamada 500 días con ella). Música emocional, con pianitos, violines y silbidos al viento melancólico que deambula por la vida de cada uno de los personajes.

En definitiva, más de una docena de tracks musicales de tintes romántico-lírico con la potencia de estar acompañados en todo momento del festín visual que esta road movie de perdedores queribles posee.

 

Little Miss Sunshine – Soundtrack