Efemerides de Cine

junio 1, 2012

Un día como hoy en 1926 nacía Marilyn Monroe

Un día como hoy en 1926 nacía Marilyn Monroe

Marilyn Monroe nació el 1 de Junio de 1926 en Los Angeles bajo el nombre de Norma Jeane Mortenson. Tuvo una infancia muy dura,  su madre no podía cuidar de ella debido a los problemas económicos y emocionales que tenía, por lo que dejó a la pequeña Norma Jeane con sus padres adoptivos, hasta que consiguió una casa y pudo volver a vivir con su hija.

A los pocos meses, su madre sufrió una crisis nerviosa, por lo que la custodia de la niña le fue entregada a Grace McKee, su mejor amiga. Fue ella quien despertó en la niña interés por el cine y quien la incentivó para que se convirtiera en el futuro en una actriz. Luego, McKee se casó con Ervin Silliman Goddard en 1935 y se trasladó a la costa oeste de los Estados Unidos, y la pequeña fue dada en custodia a varias familias. Dos años después de su boda, ella se llevó nuevamente consigo a la pequeña. Sin embargo, meses más tarde McKee le entregó la custodia de la pequeña a su tío, Olive Brunings, después de que la menor acusara a Goddard de haber abusado sexualmente de ella.

Luego de pasar por varias familias y familiares, Norma Jean se casó a los 16 años con policía de 21 años de quien se divorciaría 4 años después.

Primeros Trabajos como Modelo

En 1945, cuando tenía 18 años, un fotógrafo la convenció para que comenzara a trabajar como modelo. Así, la aún llamada Norma Jean comenzó su carrera como modelo bajo la tutela de la agente Emmeline Snively, que le sugirió cambiar el color de su cabello, que era castaño de nacimiento, por el característico rubio platino. Durante esta época, Norma Jean realizó un sinfín de campañas publicitarias, siendo muy recordadas las que hizo para anunciar trajes de baño. Paralelamente, su carácter inquieto y deseoso siempre de adquirir nuevos conocimientos la llevó a tomar clases de arte dramático en el Actor’s Lab de Hollywood y a asistir a cursos de literatura en la Universidad de Los Ángeles (UCLA).

Sus innumerables trabajos publicitarios hicieron que en 1947 el magnate Howard Hughes, propietario de la compañía cinematográfica R.K.O., le ofreciera hacer unas pruebas de pantalla con el objeto de saber si podía dar juego ante una cámara cinematográfica; pero Norma Jean prefirió aceptar una oferta de la 20th Century Fox para trabajar unos meses como actriz de reparto. Intervino en tres películas olvidables en los que no fue debidamente acreditada, y ya entonces se verificó el cambio de nombre: Norma Jean pasó a llamarse Marilyn Monroe. Uno de sus primeros papeles era de figurante entre una multitud; se trataba de la película de Frederick Hugh Herbert Scudda Hoo! Scudda Hay!, con June Harver.

En 1948, Monroe firmó un contrato semestral con Columbia Pictures para representar el papel de la bailarina Peggy en el musical Ladies of the Chorus. Al filme no le fue bien comercialmente, por lo que su contrato fue rescindido. Sin embargo, a partir de entonces sólo apareció en películas producidas por Twentieth Century Fox, estudio con el que firmó un contrato por seis años en 1949. En 1950 interpretó a Ángela, la amante de un abogado, en la película policíaca The Asphalt Jungle (La jungla del asfalto). En ese mismo año también participó en la película All About Eve, donde hizo el papel Claudia Caswell, una actriz de teatro. Por su trabajo en estos dos filmes recibió críticas positivas.

Tras realizar algunos papeles secundarios no demasiado destacables, en 1952 apareció en algunos títulos de cierta importancia, bien por sus directores, bien por el trabajo que desempeñó en ellos: Encuentros en la noche (Clash by night), de Fritz Lang; No estamos casados (We’re not married), de Edmund Goulding; el episodio que Henry Koster realizó para el film colectivo Cuatro páginas de una vida (O´Henry’s Full House); y la película de intriga Niebla en el alma (Don´t bother to knock), de Roy Ward Baker, en el que encarnó de manera muy convincente al personaje de Nell Forbes.

La Estrella

En 1953, después de varios proyectos de bajo presupuesto, Monroe volvió a tener un papel protagónico; esta vez trabajó como Rose en el drama romántico Niágara, por pedido del entonces presidente de la Twenty Century Fox, Darryl F. Zanuck. Esta fue la primera película en la que criticaron su actuación. En diciembre del mismo año apareció en la portada del número inaugural de Playboy, siendo por lo tanto la primera chica del mes de la revista, con la famosa fotografía Sueños dorados.

Protagonizó en 1953  la película Los caballeros las prefieren rubias. Su trabajo en este filme recibió buenas críticas y su interpretación del número musical “Diamonds Are a Girl’s Best Friends” se convirtió en un clásico de los musicales.

En 1954 la actriz apareció en la película de Otto Preminger, River of No Return (Río sin retorno), junto a los actores Robert Mitchum, Rory Calhoun,Tommy Rettig y Murvyn Vye.

Tras un breve receso, Monroe aceptó el papel de La Chica en la comedia The Seven Year Itch (La tentación vive arriba), de 1955. Por su trabajo en esta película recibió críticas positivas de diversas fuentes y su primer nominación al premio BAFTA como Mejor actriz extranjera.

A mediados de la década de 1950, Monroe se mudó a Nueva York, y  se matriculó en el Actors Studio, en las clases otorgadas por Lee Strasberg.

En 1956 se casó con el dramaturgo Arthur Miller, para lo que debió convertirse previamente al judaísmo. Miller, escritor y dramaturgo serio, proveniente de la élite intelectual judía, de posiciones ideológicas abiertamente izquierdistas, se casaba con una mujer que supuestamente era la antítesis: superficial, frívola, sin ideas propias y que aparecía habitualmente en las portadas de la prensa amarilla. Y quienes le auguraron lo peor, acertaron, ya que este tercer y último matrimonio fue un nuevo fracaso personal. La desenfadada e ingenua Marilyn Monroe no congenió con el exclusivo círculo de intelectuales neoyorquinos en que se desenvolvía Miller, y a pesar de que no se divorciaron hasta enero de 1961, pronto se distanciaron de forma irremediable.

En 1957 viajó a Gran Bretaña para protagonizar y producir El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl), dirigida por Laurence Olivier, con quién además compartió el protagonismo. En este período, debido a sus trastornos emocionales y anímicos, se volvió adicta al alcohol y a los barbitúricos.

En su siguiente película, Con faldas y a lo loco (Some like it hot, 1959), genial y mordaz comedia sobre el amor y el transexualismo en que volvió a dirigirla Billy Wilder, el rodaje se convirtió en un verdadero suplicio. En sus memorias, Wilder lo recordaría como la experiencia más traumática de su carrera debido al imprevisible comportamiento de la actriz. No obstante, y gracias en cierto modo a la buena química que había con los otros dos actores principales, Tony Curtis y Jack Lemmon, el resultado final fue satisfactorio; el trabajo de Marilyn sería premiado en 1960 con un nuevo Globo de Oro, esta vez en la categoría de mejor actriz de comedia o musical.

Ultimos Trabajos

En 1960, coprotagonizó junto al actor francés Yves Montand el film de George Cukor El multimillonario (Let´s make love) y formó parte del elenco de la película The Misfits (Vidas rebeldes), de John Huston, cuyo guion fue escrito especialmente por Arthur Miller para ella.

En 1962, Monroe regresó a la actuación protagonizando, junto a Dean Martin, la película Something’s Got to Give.  El 9 de mayo del mismo año tuvo lugar, en Nueva York, la gala por el cumpleaños del entonces presidente estadounidense John F. Kennedy, en la que Monroe le cantó el Happy Birthday Mr. President.

Fallecimiento

El 5 de agosto de 1962 a las 3 de la madrugada, la señora Murray, su ama de llaves, la encontró en la cama en una postura extraña, con el teléfono fuertemente aferrado en una de sus manos y las luces encendidas. Un frasco vacío de Nembutal encima de la mesilla atestiguaba la ingestión masiva de pastillas por parte de la estrella. El médico forense certificó su muerte y expresó su convencimiento de que se trataba de un suicidio.

La versión correcta acerca de la muerte de la diva, siempre será una incógnita, pero su legado en el mundo audiovisual será el más grande de su época.

 

Algunas de sus interpretaciones más importantes

 

“I Wanna Be Loved By You” en  “Some Like It Hot”

 

 “The Prince and the Showgirl” (1957)

 

“Diamonds Are A Girls Best Friend”