Efemerides de Cine

julio 13, 2012

Un día como hoy en 1942 nace Harrison Ford

Un día como hoy en 1942 nace Harrison Ford

Harrison Ford nació en Chicago, 13 de julio de 1942, realizó sus primeras actuaciones mientras estudiaba en el College, en Wisconsin; tras un breve paso por el teatro, se trasladó a Hollywood, donde fue contratado primero por la compañía cinematográfica Columbia y luego por la Universal. Interpretó papeles secundarios, en varias películas de finales de los años 60 y en series de televisión.

Su primera aparición en el cine fue en Ladrón y amante (1966), de Bernard Girard. A éste siguieron otros pequeños papeles, entre ellos el de la película American Graffiti (1973), de George Lucas, que años más tarde le dio su gran oportunidad.

En efecto, Lucas le ofreció uno de los papeles protagonistas de La guerra de las galaxias (1977). En ella interpretaba a Han Solo, el piloto del “Halcón milenario”, una nave interplanetaria que se enfrentaba a los malvados defensores del imperio. Ford no desaprovechó aquella oportunidad; participó en las dos secuelas de la producción (El Imperio contraataca y El retorno del Jedi) y, a partir de ese momento, comenzó su progresiva ascensión hasta llegar a lo más alto.

Francis Ford Coppola, con el que ya había trabajado en La conversación (1974), le dio un papel en una de las películas más discutidas de la segunda mitad del siglo XX: Apocalyse Now(1979). Aunque su verdadero éxito le vino de la mano de Steven Spielberg, quien le ofreció el papel del profesor y arqueólogo Indiana Jones en otra serie que lo hizo inolvidable y que comenzó con En busca del arca perdida (1981).

El aventurero profesor, con su sombrero y su látigo, inspirado en personajes del cine clásico, le llevó a la popularidad más absoluta y, al margen de la simpatía con que el profesor fue recibido por la opinión pública, Ford demostraba además ser un excelente actor, con capacidad para interpretar a personajes muy diversos.

En 1982, Ridley Scott le dio otro papel memorable en Blade runner, donde fue Deckar, una especie de policía en un mundo futuro que el director inglés supo recrear con mano maestra. Su creación, en Único testigo (1984), de un policía de ciudad perdido en una comunidad rural amish le valió la candidatura al Oscar.

Asimismo, son populares sus apariciones en el papel de un analista de la CIA, el agente Ryan, personaje que empezó interpretando Alec Baldwin (A la caza del Octubre Rojo) y que luego pasó a Ford, que parece haber iniciado con él una nueva saga (Juego de patriotas, 1992; o Peligro inminente, 1994; ambas de Philip Noyce).

A lo largo de su carrera, Ford se ha esforzado por intervenir en obras que demuestren que es un actor versátil. Sus apariciones en Armas de mujer (1988) o en la comedia dramática A propósito de Henry (1991), ambas de Mike Nichols, tuvieron menos éxito, pues presentaban un tipo de protagonista al que el público parece menos acostumbrado. Otra comedia titulada Seis días y siete noches (1998), de Ivan Reitman, esta vez junto a Anne Heche, tuvo algo mejor suerte, ya que al tono humorístico de la cinta se unió un tema de acción, inspirado lejanamente en la película de John Huston La reina de Africa.

Aunque no ha sido galardonado con premios importantes, su carrera, desde hace años, es la de una estrella. Posee facilidad para conectar con los espectadores y su físico tiene un especial magnetismo en pantalla. Se le considera un actor de calidad, que además conecta con una antigua tradición del cine de décadas anteriores.